banner Ayto para web Clave

Información económica
de la comarca de Antequera

25 junio 2024
17:18 CET
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Agua para el futuro: el gran desafío agrícola

Pistachero, olivar superintensivo, cultivo de lechugas y tubería de agua en Antequera
Pistachero, olivar superintensivo, cultivo de lechugas y tubería de agua en Antequera
930x380 anuncio Cueva de Nerja junio agosto 2024
930x380 anuncio Cueva de Nerja junio agosto 2024

“Si no se arreglan los problemas del agua… no habrá futuro”. Con estas palabras en la última Asamblea General de Asaja Málaga -la organización agraria con más peso en la comarca de Antequera-, el presidente de la entidad, Baldomero Bellido, quiso ser muy contundente y muy claro con la actual situación que está viviendo el sector ante la sequía que está atravesando. Es uno de los muchos avisos a navegantes que, desde hace tiempo, están haciendo este tipo de asociaciones, que no dejan de reclamar una y otra vez a las administraciones públicas una apuesta más decidida por infraestructuras hídricas que consideran necesarias para el campo.

Especialmente reclaman una mayor inversión para contar con más espacios para la regeneración del agua, con la instalación de sistemas para el tratamiento terciario de las aguas residuales. De esta manera se elimina por completo la carga orgánica y sustancias contaminantes que no se pueden retirar con los tratamientos previos y permite, por ejemplo, un uso agrícola.

En el caso de Antequera, los pliegos técnicos de la redacción del proyecto de modernización para la implantación de este sistema en la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR), cuya inversión global rondará los 30 millones de euros, se encuentra en su fase final. Sin embargo, en el sector agrícola son conscientes de que, aún así, no sería suficiente para lo que se demandaría en el municipio y su entorno, máxime con sequías como la actual en próximos años.

“Este ciclo de falta de agua puede volver a venir”, recuerda Benito Avilés, presidente de la Sociedad Cooperativa Andaluza San Benito de Campillos y presidente de la Denominación de Origen Protegida Antequera, único sello de calidad de este tipo en la provincia de Málaga para aceites de oliva virgen extra.

Si en el interior se prevé que no se regeneraría agua suficiente para mantener los cultivos del norte de la provincia, las miras están puestas en la Costa del Sol, donde no hay tanta superficie agrícola y sí una población tal con la que se regenera un nivel de agua tan alto que buena parte acaba en el mar: unos 1.500 litros por segundo.

Futuraqua, la ‘autopista’ del agua de Málaga a la comarca de Antequera

¿Y si ese agua se llevase hacia el interior para abastecer al olivar? Así se lo plantearon en el grupo agroalimentario Dcoop -cooperativa de segundo grado que tiene su sede social en la cabecera-, que lidera el proyecto Futuraqua, con el que se busca canalizar parte del agua depurada tanto de la EDAR Guadalhorce como en la futura EDAR Norte y la del Peñón del Cuervo, situadas todas en el término municipal de Málaga, hasta la comarca de Antequera.

Esquema del trazado previsto para la canalización principal del proyecto Futuraqua
Esquema del trazado previsto para la canalización principal del proyecto Futuraqua

Esta iniciativa contempla el traslado de unos 50 hectómetros cúbicos al año -o lo que es lo mismo: 50.000 millones de litros- para regar una superficie estimada de más de 30.000 hectáreas. Para ello se emplearía una tubería general que partiría desde la capital hasta el municipio de Villanueva de Algaidas, junto con unidades de bombeo de máxima eficiencia,  balsas de acumulación situadas en varios puntos estratégicos de la comarca de Antequera y canalizaciones hacia las explotaciones, todo ello interconectado y automatizado.

La idea es instalar herramientas para llevar a cabo un riego eficiente, con sensores hídricos, teledetección, contadores inteligentes y sistemas especiales para la detección de fugas; así como para la comprobación del estado de los cultivos, el control de plagas y de la fertilización, además del agua. “Estamos trabajando para aplicar la máxima tecnología”, apunta el presidente del grupo, Antonio Luque, sobre un proyecto para el que ya se ha constituido la Comunidad de Regantes Dcoop, en la que están inscritas más de 1.200 personas. 

Sus promotores son conscientes que desarrollar esta iniciativa supone una inversión muy elevada: unos 750 millones de euros según han calculado. Una cuantía que supone multiplicar por 15 la inversión que la Junta de Andalucía planteó en su día para desarrollar el proyecto del trasvase de agua desde el Embalse de Iznájar (Córdoba) hasta la comarca de Antequera. Ante la dimensión de este importe, al margen de buscar apoyos económicos a todos los niveles administrativos, Futuraqua pone sus mira sobre todo en fondos de la Unión Europea, máxime cuando desde las instituciones comunitarias se hace hincapié en la protección y la gestión de las aguas, aunque son conscientes de la dificultad de obtenerlos. 

Así también lo consideran en Asaja, que ven la actual Directiva Marco Europea del Agua “totalmente prohibitiva con las zonas que necesitamos agua y benévola con las zonas que le está sobrando”. Por ello, Luque insiste en contar con todo el apoyo de la administración posible, “poniendo las ayudas necesarias para hacerlo viable”, y más con el grado de consenso que tiene la iniciativa en los municipios de esta zona de la provincia: “Cuando veo a todos los alcaldes de nuestra comarca siendo conscientes de que el futuro de sus pueblos puede estar en un proyecto como este, creo que merece la pena”.

Beneficios más allá del sector agrícola

Esta ‘autopista del agua’ como también se le denomina, no sólo implica aliviar la necesidad de agua del olivar y dar mayor viabilidad a esas explotaciones. También contribuye a la mejora del medio ambiente ya que no se emplearía tanta agua de pozo ni se dependería de las aguas subterráneas, permitiendo así una mayor recuperación de los acuíferos naturales, contribuyendo a la mejora de enclaves, por ejemplo, como la Laguna de Fuente de Piedra. “No es sólo llevar agua allí. Es que todo el ecosistema que está presente en la comarca de Antequera mejore”, subraya el ingeniero Carlos Cintas, director de Cooperativas Agroalimentarias en Málaga, que añade igualmente el beneficio para los ecosistemas marinos al no verter agua depurada al mar, como han confirmado especialistas en Ciencias del Mar de la Universidad de Málaga.

Asimismo, el proyecto de Futuraqua, aunque tiene como objetivo principal el abastecimiento agrícola, también prevé la instalación de una segunda tubería principal, “pensando que algún día pueda haber problemas de suministros del agua potable”, ya que serviría para bombear agua procedente de estaciones desalinizadoras ubicadas en la costa del sol, como explica Cintas.

Recogida de la aceituna de molino en una finca de Antequera (noviembre 2022)
Recogida de la aceituna de molino en una finca de Antequera

Desde Asaja Málaga apoyan “100 por 100” este proyecto que permite una “balance hídrico” más equilibrado entre el interior y la Costa del Sol, dada la mayor capacidad para la regeneración de agua de esta última, y donde además está la posibilidad de instalar plantas desalinizadoras. Tampoco hay “ninguna duda” en la DOP Antequera, y ya no sólo por el beneficio que va suponer directamente a los agricultores de la comarca, sino también porque, a largo plazo, los consumidores lo van a notar en sus bolsillos. Y es que disponer de más agua permite, en buena parte, estabilizar las producciones, redundando en “precios razonables para la población”, como recuerda Avilés, que pide unión entre todas las administraciones, desde la central hasta la municipal, para “luchar todos a una” y favorecer el desarrollo de esta iniciativa, “y desde la denominación de origen no vamos a hacer menos”. 

Para Juan de Lucchi, director de la Oficina Agraria Comarcal en Antequera, es un proyecto muy ambicioso, del que está convencido que ayudaría a aumentar la actividad y la economía en la zona: “Esto profesionaliza mucho más la actividad  agrícola”. “Si en un futuro se quiere mantener la actividad agrícola es indispensable el cuidado del agua, pero siempre un uso sostenible y autorizado”, incide también.

Cambio de mentalidad en la administración 

Para el máximo responsable de Asaja Málaga, esa apuesta decidida por las infraestructuras hídricas pasa por un cambio de mentalidad en la propia administración para decidir hacia dónde se quiere ir: “No hacer nada y dejarlo a merced de si llueve o no llueve. O ver qué necesitamos los agricultores y ganaderos”, comenta su presidente. “Cuando se dice que no se puede incrementar la superficie de riego, cuando se dice que no se pueden acometer determinadas infraestructuras, es que no se quiere hacer nada… lo más cómodo. Pero esa inversión a muy largo plazo y con una gran rentabilidad para la sociedad es lo que estamos esperando de nuestros dirigentes”, añade.

En este sentido, Bellido lamenta que se prorroguen y no se estén acometiendo las actuaciones y medidas previstas en la planificación del ciclo correspondiente al periodo 2023-2027, “y al final nos digan que tenemos que tener las masas de agua en buen estado cuando no se ha hecho ninguna obra”. “Hay que aprovechar gota a gota. Es un recurso escaso y limitado y hay que aprovecharlo de la mejor forma posible”, subraya.

Comparte el artículo:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Últimas Noticias