banner Ayto para web Clave

Información económica
de la comarca de Antequera

26 febrero 2024
18:02 CET

La abogacía preventiva en el ámbito empresarial es una inversión, nunca un coste

mazo y fonendoscopio
mazo y fonendoscopio
banner 28F
banner 28F
Etiqueta(s): Justicia

José Antonio Luque Ruiz, letrado del Colegio de Abogados de Antequera.

De todos es conocido el dicho “más vale prevenir que curar”, relacionado con la salud y el bienestar personal en general. Pero es perfectamente aplicable al ámbito legal, relacionado con las pymes.

En los tiempos que corren, donde la abundancia normativa es enorme, resulta muy conveniente contar en la empresa con un asesoramiento especializado por parte de un despacho de abogados para así anticiparse a los problemas. Es imposible que cada empresario sepa en cada momento cuales son los aspectos legales a tener en cuenta en el desempeño de su actividad comercial, empresarial y/o profesional. Y eso es lo que se llama la abogacía preventiva.

¿En qué consiste la abogacía preventiva?

Seguramente todos los años nos realicemos chequeos médicos o vayamos al dentista para asegurarnos que nuestra dentadura está en perfecto estado. De la misma manera, podemos acudir a recibir asesoramiento jurídico con carácter previo con la finalidad de reducir o mitigar las probabilidades de un conflicto judicial. La abogacía preventiva consiste en anticiparse a una situación que aún no ha surgido, de esta manera se pueden sopesar las dificultades que se pueden encontrar. Por ejemplo: pedir asesoramiento legal a la hora de constituirse como sociedad limitada, las obligaciones del administrador único, o asesoramiento a la hora de firmar un préstamo hipotecario de una nave industrial, las obligaciones que debe cumplir la empresa en el ámbito de la prevención de riesgos laborales, el cumplimiento con la protección de datos de carácter personal… y así un larguísimo etcétera.

¿Cuándo se debe acudir a la abogacía preventiva?

En el ámbito empresarial es muy aconsejable acudir a un abogado para solicitar asesoramiento con bastante frecuencia. Como ya hemos dicho, la abundancia y complejidad de las normas legales a cumplir por el empresario, y a tener en cuenta en el día a día en el desarrollo de su actividad, es de tal envergadura y pueden ser tantos los contratiempos que se pueden evitar. Acudir a un abogado para que nos asesore debe considerarse como una inversión más de nuestra empresa, lo mismo que se contrata la creación de una web para llegar a más potenciales clientes, -web que por cierto está sujeta al cumplimiento de la legislación sobre sociedad de la información y comercio electrónico, protección de datos, etc. Es muy recomendable contar con el asesoramiento legal de tu abogado de cabecera y evitar así problemas legales en un futuro.

¿Qué ventajas tiene la abogacía preventiva?

Como todos sabemos, y tirando de refranero popular: “pleitos tengas y los ganes”. Es decir, una vez que el problema existe, porque no se ha podido evitar, para darle solución hay que acudir a la vía judicial con todo lo que eso conlleva: coste de tiempo, pues un pleito puede durar años; coste psicológico y/o emocional y, por supuesto, coste económico, pues los honorarios de letrado, procurador, etc. serán más altos que si se acude a un asesoramiento legal previo para anticiparnos a los problemas y evitar así que en un futuro haya que recurrir a unos juzgados y tribunales saturados de procedimientos judiciales.

Conclusión: acudir a la abogacía preventiva es invertir en tranquilidad y anticiparse a los conflictos legales, ahorrándote para un futuro dolores de cabeza además de tiempo y dinero.

Comparte el artículo:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Últimas Noticias