banner Ayto para web Clave

Información económica
de la comarca de Antequera

25 junio 2024
18:01 CET
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Advierten que el cultivo de cebolla, habitual en la comarca de Antequera, vive la situación “más crítica del siglo”

Cultivo de cebollas
Cultivo de cebollas
930x380 anuncio Cueva de Nerja junio agosto 2024
930x380 anuncio Cueva de Nerja junio agosto 2024
Etiqueta(s): Agricultura

Organizaciones agrarias en la provincia de Málaga están advirtiendo de la situación que se vive por parte de los agricultores de la cebolla temprana, cultivada tradicionalmente en municipios de la comarca de Antequera como Archidona o Sierra de Yeguas, así como en la propia cabecera. “La más crítica del siglo” debido a la falta de compradores a los que considera unos “precios insostenibles”, aseguran desde Asaja; mientras que en COAG califican de “catástrofe” lo ocurrido en un cultivo que tiene una campaña de recolección muy corta y con un producto que apenas se puede almacenar, ya que hay que consumirlo próximo a su recogida para que mantenga de forma óptima sus cualidades organolépticas.

“No se trata de que su producto no tenga precio. Es que no hay ni quien la quiera comprar. O si lo hacen, es a un precio irrisorio que no cubre ni la mitad del coste de la recolección. Esta es una prueba más de la ineficacia de la Ley de la Cadena Alimentaria, la cual va quedando en entredicho cada vez que un producto agrícola entra en situaciones problemáticas de mercado”, ha asegurado el presidente de la entidad, Baldomero Bellido. 

Las organizaciones apuntan a varias circunstancias como las causantes de esta situación. La principal, según Asaja, es el exceso de producción, ya que a un año de buenas cosechas se le han sumado nuevas zonas y agricultores que han visto una alternativa ante la evolución del cultivo-precio en los últimos años. También señalan que se haya vendido más semilla que en años anteriores, “haciendo creer a los productores unos números irreales sobre el beneficio que podría obtener”. 

En COAG también ven esta especulación como un “factor determinante para esta catástrofe anunciada”. Es que, los buenos precios alcanzados el pasado año generó un efecto llamada de agricultores de otras provincias; que según indican desde esta organización, fueron incitados por los intermediarios, tanto comerciales de semillas como operadores de la comercialización. Y así “nos hemos encontrado con barbaridades de superficies de hasta 40 y 50 hectáreas”, como señala el responsable de una cooperativa de Antequera. 

A pesar de este aumento de la producción, en el sector ven como a finales de febrero, grandes cadenas de distribución deciden abandonar el ‘stock’ almacenado de cebolla de conservación y traer, en su lugar, cebollas nuevas de importación, a precios más elevados que las de origen nacional, “bajo la falsa excusa de que es la más demandada por los consumidores en esas fechas, algo que no concuerda con la realidad de los demás canales de venta (fruterías, pequeñas cadenas de supermercados…)”, según explica un grupo de agricultores de cebolla, afiliados a COAG Málaga. Es por ello, que desde esta organización agraria también critican “las importaciones sin control de terceros países”. 

Como recuerda Asaja, hay actualmente cebollas de países como Chile, Senegal o Perú, provocando que los supermercados estén suficientemente cubiertos. De hecho, a pesar de estar en plena recolección y el hundimiento del precio de la cebolla temprana, aseguran que aún se ven partidas de otros países “sin la garantía y calidad que la nuestra y con unas condiciones de producción muy diferentes”. “Lo dramático es que los agricultores se encuentran con un cultivo con todos los gastos echados, con una grandísima calidad y que no pueden vender, por lo que están perdiéndolo todo. Insistimos en que no sirve una ley que no nos permite vender por debajo de los costes de producción, pero que no obliga a comprarnos, ni establece ninguna medida, ni para evitar la entrada de producto de fuera, ni para compensar a los agricultores con un sistema de retirada que estabilizaría el mercado”, relata Bellido.

Es por ello que desde Asaja Málaga insisten en la importancia de que el consumidor se fije bien en el origen de los productos, que tiene que venir indicado en la estantería y envases, y de que se compre producto nacional cuando está en temporada, “por su cercanía, menor huella de carbono, mejor calidad, fomentando la vida y empleo en nuestros pueblos, y sobre todo con total garantía de la trazabilidad y seguridad de lo que comemos”.

Comparte el artículo:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Últimas Noticias