banner Ayto para web Clave

Información económica
de la comarca de Antequera

25 febrero 2024
15:36 CET

Jorge del Pino, presidente de ACIA: “Cuando todo el tejido empresarial participa, al final el éxito es seguro”

Jorge del Pino, presidente de ACIA
Jorge del Pino, presidente de ACIA
banner 28F
banner 28F
Etiqueta(s): ACIA, Comercio

Lo tiene claro. Cuando algo funciona, mejor no tocarlo. Y mientras más participación haya por parte de las empresas en las actividades que proponen, más aceptación tendrá entre los vecinos y, por lo tanto, más beneficioso para todos. Y para muestra un botón: lo rápido que se ha agotado la última edición del BonoConsumo. El presidente de la ACIA, Jorge del Pino, tiene claro que ahí radica el éxito de las campañas y actividades que hagan. Por ello en la asociación, dentro de sus nuevas acciones, está el trabajo interno para promover una mayor implicación del sector, que haga, con ello, despertar un mayor interés en la ciudadanía.

Ni dos semanas han durado esta vez los bonos para el comercio. Suponemos que muy satisfechos en la ACIA por esta respuesta del público.

Ha sido un éxito rotundo. No sólo por la venta de los bonos sino también por la participación. Son más de 160 los comercios que participan en la campaña. Cuando todo el tejido empresarial participa, al final el éxito es seguro, y pasa que los bonos se agotan en 10 días. Pero se puede consumir a lo largo de todo el mes que dura la campaña, hasta el 8 de noviembre.

Los propios comerciantes nos la venían demandando desde hace ya muchos meses. Estaban previstos que fueran 50.000 euros, pero el Ayuntamiento decide que fueran  100.000 y se convierte en más ambicioso. Este proyecto está hecho para el comerciante. El ciudadano de a pie se va a beneficiar, está claro, pero el dinero se va a gastar en Antequera. Y al final no sólo son 100.000 euros, porque no te gastas sólo un bono de 10 euros, porque la compra no es de 10 euros. Al final te gastas 12, 14, 16 euros… Estamos hablando de casi medio millón de euros los que repercute finalmente en el comercio de Antequera.

La nueva edición del BonoConsumo se puso en marcha tras la Vuelta al cole y la nueva campaña de dinamización del comercio local en otoño. Una continuidad en las acciones promocionales con la que se busca desestacionalizar las compras.

Sí. El comerciante tiene que abrir todos los días. Pasa como en la hostelería, donde interesa que las comuniones estén como este año, repartidas y no centradas en dos o tres fines de semanas. Pues en el comercio igual: interesa que haya campañas que capten la intención del ciudadano durante todo el año y no sólo en momentos puntuales como la Navidad. Y que el dinero que vaya a gastarse, se lo gaste en Antequera.

¿La pandemia está cambiando los hábitos de compras en el comercio local?

Nos hemos dado cuenta que sí se compra en Antequera, y quien viene de la comarca también. Ese cliente lo tenemos y lo hemos notado cuando ha habido cierres perimetrales. Ahora tenemos que desarrollar acciones promocionales para seguir atrayendo al ciudadano. Es difícil captarlo y difícil mantenerlo. Lo importante es saber qué hacer para que ese ciudadano siga comprando en Antequera.

Otro de los objetivos en los que está trabajando la ACIA es promover una mayor implicación de los propios asociados en sus actividades

Es complicado. Mira que intentamos hacer actividades, mira que desarrollamos acciones promocionales…  Siempre digo que cuando una actividad funciona, el copiar es mejorar. Y una campaña apoyada por los propios comerciantes va a salir bien, porque es una campaña de equipo. Si participan los comerciantes, los ciudadanos van a participar. Una acción como el `marketplace’ [la plataforma virtual compraenantequera.com], que está costando arrancar, como no sea apoyada por los comerciantes, por mucho que haga el Ayuntamiento o la propia ACIA, si no participan, al final el ciudadano no va a tirar de esa herramienta.

Entendemos que cada comerciante tendrá sus circunstancias, llegar a fin de mes… entonces, darle más trabajo aún, muchos lo toman como algo innato y participan, pero otros no llegan para poder abarcar más. Es cierto que es difícil en muchas ocasiones, pero creo que esa es la fórmula del éxito: la participación de los propios comerciantes.

¿Se percibe en la ACIA cambios en los flujos del comercio local y el desplazamiento de las compras a zonas que tradicionalmente no eran tan comerciales?

Estamos viendo que calles tradicionalmente comerciales, en las que el flujo de viandantes es siempre continuo, hay una dificultad que es el precio de los alquileres. El problema de que algunos locales no estén abiertos es el precio de los alquileres. Y ahí no podemos hacer nada. Es el propietario el que decide. Y hay calles que no eran las llamadas comerciales, aunque estén dentro del Centro Comercial Abierto, como Merecillas o Carrera, que tienen alquileres mucho más bajos.

Un ejemplo que pongo es el de un local donde había una franquicia, que cayó, y la propia dueña del local decidió bajar el precio a uno que no se esperaría para un local tan grande. Y lo alquiló de momento. Los comerciantes tienen que ajustar sus costes y decidir si les merece la pena estar en esas calles tradicionalmente comerciales o desplazarse unos metros a otras con unos alquileres más holgados para llegar a final de mes.

Al comienzo de la pandemia se puso el foco en la necesaria digitalización del comercio. Pasado ya año y medio, ¿cómo se ve desde la ACIA lo hecho por el sector hasta el momento en este ámbito? 

Hay de todo. Hay comerciantes que pensábamos que ya estaba actualizados y con el BonoConsumo nos hemos dado cuenta que casi ni tenían ordenador en el establecimiento. Y hay otros que se han unido a otros canales de comercialización y sí se han subido al carro. Tanto en textil, zapatería, complementos… están desarrollando su venta tradicional, que también defendemos en nuestra campaña de otoño del Plan Fideliza, financiada a través de una subvención de la Cámara de Comercio de Málaga, con otros modelos vía internet, que están haciendo que su facturación suba. La pandemia ha hecho que muchos se adapten y nos alegra.

Poco antes de que se declarase el primer estado de alarma, Antequera se convertía oficialmente en Municipio Turístico. ¿Cree que cuando pase la pandemia en el sector habrá un cambio de conciencia a la hora de adaptar sus horarios a los visitantes que puedan llegar?

Que Antequera es un municipio turístico lo sabíamos desde hace muchos años. Tenemos recursos sobradamente importantes para saberlo. Ahora bien, no es lo mismo el serlo y el creérnoslo, porque tenemos capacidad hotelera y de restauración, que adaptarnos a una serie de horarios, aperturas, fines de semana…. Eso lo va ir dando el propio devenir de los hechos. Es como pasó con las terrazas: antes no había abiertas un domingo y ahora con la exención de tasas muchos bares las abren. El Ayuntamiento tiene que aportar para seguir siendo Municipio Turístico y los propios hosteleros y comerciantes también tienen que intentarlo. El hostelero tiene una filosofía diferente al comerciante, son necesidades diferentes, y sí se va a adaptar. Al comerciante le afecta, pero le cuesta un poco más. Yo soy optimista y tenemos que seguir trabajando en ello. Pero cuando vemos que algo no funciona… Lo hemos intentado por activa y por pasiva y el comerciante es el que no quiere. Si ya lo hemos intentando, ¿por qué querer forzar algo que no se quiere? Intentemos realizar otras acciones para compensar esa falta de apertura como los sábados por la tarde.

Comparte el artículo:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Últimas Noticias