banner Ayto para web Clave

Información económica
de la comarca de Antequera

25 junio 2024
18:31 CET
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Pistachero, el árbol que no para de ganar terreno en la comarca de Antequera

Antonio Díaz, comprobando el estado de un pistachero (mayo 2024)
Antonio Díaz comprobando el estado de un pistachero
930x380 anuncio Cueva de Nerja junio agosto 2024
930x380 anuncio Cueva de Nerja junio agosto 2024
Etiqueta(s): Agricultura, Dcoop

El acervo popular recuerda que no es bueno poner todos los huevos en la misma cesta. Una advertencia que los especialistas económicos resumen en una sola palabra: diversificar. Ya sea a la hora de hacer una inversión o poner en marcha un negocio, esta palabra cada vez está más presente en el ámbito emprendedor. Y, claro está, tampoco se queda atrás el sector agrícola, máxime siendo un mundo donde la inestabilidad que genera la climatología siempre se ha tenido muy presente. Si esto lo trasladamos a la sequía atravesada y al temor a que estos periodos de carestía de agua se hagan cada vez más presentes, con amplitudes térmicas acusadas, la respuesta del sector es la búsqueda de alternativas a la gran prevalencia del olivar en la comarca de Antequera.

“Todos tenemos que ser conscientes de la situación del aceite de oliva, con dos años en precios altos; pero si continúa lloviendo y tenemos una climatología adecuada en el futuro estos no son los precios que vamos a tener”, apunta Antonio Luque, presidente del grupo agroalimentario Dcoop -el mayor productor de aceite del mundo-, quien entiende que se vuelva a poner mucho el foco en el olivar y se planteen nuevas reestructuraciones de plantaciones, con las miras puestas en el intensivo y superintensivo, pero que también advierte que en el olivar “vamos a tener situaciones distintas y complicadas en próximos años”. Y de ahí que considere no sólo positivo, sino necesario, que se desarrollen también otros cultivos como es el caso del pistacho en esta zona de la provincia.

El empresario agrícola Antonio Díaz es un claro ejemplo de cómo el que algunos llaman ‘oro verde’ continúa ganando terreno en la comarca. “Hace seis años planté 35 hectáreas, el pasado año 60 hectáreas y este año vamos a plantar otras 65”, comenta a Clave Económica sobre su evolución en su apuesta por el pistacho, especialmente tras la pandemia de la Covid-19, que también tiene reflejo en el conjunto de este territorio. 

Según datos de la Oficina Comarcal Agraria (OCA) en Antequera, la superficie declarada de plantaciones de frutos de cáscara alcanzan las 3.500 hectáreas, de las que en torno al 20% están dedicadas al pistacho, que ha visto prácticamente como su cultivo se ha duplicado desde el año 2020.

Pistachero en una finca de Antequera
Pistachero en una finca de Antequera

Un árbol que soporta bien el calor, el frío y las heladas

La adaptación al clima mediterráneo de la Vega de Antequera, con tendencia a la continentalización, es uno de los factores que se está teniendo en cuenta a la hora de optar por esta especie leñosa, ya que el pistachero es un árbol que soporta bien tanto las temperaturas extremas del verano, incluso aunque se superen ampliamente los 40 grados, como las del invierno, aguantando temperaturas bajo cero sin problemas. 

De hecho, durante su cultivo requiere horas de frío suficientes para que la planta entre en periodo de hibernación y así repose de cara a su posterior desarrollo vegativo y a una correcta floración. En función de la variedad, pueden estar en torno a las 900 horas, cantidad a la que se llega en esta zona de la provincia. Además, es un árbol resistente ante las heladas, habituales en esta zona de la provincia de Málaga, que no son impedimento para su producción ya que precisamente es un árbol que florece tarde. Y ya de cara al momento de la maduración, el pistachero es una especie vegetal que necesita calor y un ambiente seco -especialmente para evitar enfermedades- como son los veranos en la Vega.  

En cuanto a la cantidad de agua necesaria para un rendimiento óptimo, el árbol del pistacho se adapta bien a una zona que registre unas precipitaciones medias que oscilan entre los 500 y 600 litros por metro cuadrado anuales, márgenes en el que se mueve el municipio. Y es que, a pesar de las escasas lluvias registradas el pasado año y las actuales necesidades de agua, la media de la última década se sitúa en los 543 litros por metro cuadrado.

La demanda no para de crecer 

Al margen de esta adaptación a la climatología de este territorio, en la OCA también consideran que esta apuesta por el pistacho es “una elección empresarial”. En primer lugar porque se ha visto que las primeras fincas que empezaron a plantarlo han tenido buenos resultados. De hecho, en municipios como Archidona es un cultivo que se empezó en los años 80.

Nueva plantación para el cultivo de pistachos (mayo 2024)
Nueva plantación para el cultivo de pistachos

También por el aumento de la demanda experimentada por este fruto seco con alto contenido en fibra; también presenta una importante cantidad de minerales como potasio, fósforo, calcio o magnesio; es es fuente de vitaminas A, E, C, K y B, y tiene compuestos con propiedades antioxidantes. Todos estos beneficios nutricionales lo sitúan ya no sólo como un aperitivo saludable -siempre con un consumo moderado, dado su su alto contenido en grasas, 49,2 gramos por cada 100 gramos-, que ha sido el consumo más habitual en España, sino por el ‘boom’ que se está viviendo a nivel culinario en el sector de la repostería.

Y este incremento del consumo es generalizado en todos los países consumidores, hasta el punto de que la organización INC (International Nude & Priet Fruit) prevé para el período 2023-24 un crecimiento mundial superior al 4% respecto a las más de 843.000 toneladas métricas alcanzadas en la campaña 2022-2023. En el caso de España fueron unas 3.000.

Como empresario agrícola, además de diversificar su inversión en el campo, permitiendo compensar los malos años en el olivar con otros mejores en el pistacho -o el almendro-, Díaz también ve como ventaja aprovechar en parte la misma maquinaria agrícola y herramientas que se emplea para la recogida de la aceituna de molino o de mesa, como pueda ser una vibradora con paraguas. Además, a ello hay que sumar el hecho de poder ofrecer de una forma más continuada empleo en las explotaciones a lo largo del año -no sólo en unos meses concretos como en el caso de los monocultivos-, lo que facilita la búsqueda de personal eventual para trabajar en estas labores agrícolas. “Hasta ahora no estoy encontrando mucha dificultad para encontrar personas porque ofrezco muchos meses de trabajo”, asegura.

El presidente de Dcoop también señala que, junto con el almendro, al ser el pistacho un cultivo novedoso en Antequera, “tenemos poca experiencia”; pero también que “es de agradecer” que hayan agricultores que opten por ello “porque a medida que se vaya trabajando más iremos mejorando las explotaciones”. Por lo tanto, está convencido de que va a ser “un complemento totalmente válido” y confía en que se consolide “en sitios donde por frío el almendro y el olivo pueden tener sus problemas”. “Eso de tener los huevos en distintas cestas nos puede venir bien”, concluye.

Comparte el artículo:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Últimas Noticias