El Partido Popular de Humilladero quiere que el alcalde socialista Miguel Asencio dimita, tras unas afirmaciones en el último pleno municipal en relación a ayudas económicas y contrataciones municipales. También están muy molestos con las palabras del primer edil en el otro partido de la oposición, Adelante Humilladero, que exigen “un alcalde para todos”.

La sesión de la polémica se celebró el pasado 25 de julio. El Grupo de Adelante Humilladero pregunta al Gobierno local por “contratos a dedos” hechos en los últimos meses; es decir, “sin seguir ningún tipo criterio seguido u orden” en listas de exclusión social o bolsas de empleo. El alcalde admite que en dichos trámites hasta ahora “no teníamos un funcionamiento adecuado”, pero que “eso es lo que queremos regularizar”. Sin embargo, este aspecto no es lo que más le llama la atención a Adelante Humilladero, sino que reclaman que la “excepcionalidad” a la hora de dar una ayuda o trabajo sea “la igualdad y no el criterio del alcalde”.

Asensio, visiblemente molesto y en tono irónico, reprocha el que se pueda insinuar que él otorga ayudas o puestos de trabajo en función de si le podían iban votar o no en las pasadas Elecciones Municipales. Un comentario que le hace recordar al portavoz del PP, Miguel Ángel Pérez, que ha habido personas con problemas que se han acercado al Ayuntamiento y que la repuesta del primer edil fue: “Ve a la casa del ‘Conorillo’, que para eso le has votado”, en referencia al popular. Acto seguido, Asensio confirma lo sucedido: “Pues sí. Es verdad. Eso ha sido después de las Elecciones”.

Para el PP local esas palabra del alcalde son “un acto de vergüenza”. “Podemos afirmar que Miguel Asencio responde a las necesidades de los vecinos dependiendo de si lo han votado o no”, apuntan por su parte desde Adelante Humilladero.

El regidor zanjó el asunto en el pleno, comentando que “aquí han pasado muchísimas cosas, pero no queremos entrar en el fango, porque al final todos salimos enfangados”. De todas formas, aseguró que Ayuntamiento “ayuda a la gente que tiene necesidades” y que hay tres formas contratar: a través del Programa del Fomento del Empleo Agrario (PFEA), a bolsa de trabajo municipal y la que hay para ayudar a personas en riesgo de exclusión social, sea por la Administración regional o por el Ayuntamiento. Precisamente sobre esta última, la portavoz de Adelante Humilladero, Noelia Rodríguez, lamentó la falta criterios, a lo que Asencio respondió que, cuando él accede a la Alcaldía, en julio de 2017 -tras la dimisión de la anterior alcaldesa, Ana Pérez Nebreda- ya se la encontró. “No sé quien la creó”, añadió sobre un trámite del que también recordó que al PP, cuando gobernaba junto al PSOE en el pasado mandato, “no le parecía mal”.

Desde Adelante Humilladero no comprenden por qué en comisiones se ha llegado admitir que se han otorgado contratos o ayudas sin seguir unos criterios objetivos. Es más, Rodríguez no ve coherente que desde la Alcaldía se reparta trabajo “arbitrariamente”. “Vamos a decirlo entre todos”, instó Asencio, quien abogó para que “si tenemos que hacer una bolsa con los criterios que decidamos entre todos, se hace sin ningún problema”, máxime ahora que hay un gobierno en minoría: 5 ediles del PSOE, por 3 de Adelante Humilladero y otros tantos del PP.

Acuerdos al margen sobre esta cuestión en el Ayuntamiento, para el portavoz provincial del PP de Málaga, José Ramón Carmona, “es absolutamente inadmisible que un vecino acuda al Consistorio con una demanda, sea de la naturaleza que sea, y el alcalde le diga que se dirija a la casa de quien ha votado”. Por ello insiste en su dimisión e incluso pide a la Ejecutivo Provincial del PSOE que se pronuncie “y cese a esta persona del cargo de manera inmediata”, “A la gravedad de ofrecer ayudas de manera discrecional, se suma el hecho de que el regidor trate de restarle importancia, afirmando que esto ocurrió después de las elecciones, lo que denota la catadura moral y profesional de los socialistas de Humilladero”.

“¿Cómo puedo saber yo si me votaron o no, si el voto es secreto? Creo que esto es un despropósito”, comenta a Clave Económica el alcalde de Humilladero en respuesta a su petición de dimisión. El primer edil no comprende “en qué ayuda esto al bienestar de los vecinos” y considera más que hablar de esta polémica, en la oposición se deberían preocupar para que hubiese agua suficiente para el abastecimiento de los vecinos, que venga dinero de otras Administraciones para que pueda generar empleo de calidad. “Poner en valor la unidad, la solidaridad y la concordia en lugar de generar crispación entre los vecinos, que dicho sea de paso no mejora el bienestar de los mismos sino todo lo contrario”, añade.