Ha trabajado codo con codo con el anterior presidente de la Comunidad de Propietarios del Polígono Industrial de Antequera, Antonio Carmona, durante las dos últimas décadas, pero desde comienzos del pasado mes de febrero Manuel Pedrosa está al frente de la entidad. Desde entonces ha estado trabajando para la confección de su nueva Junta Directiva y en el diseño del nuevo modelo que quiere implementar. Un sistema de gestión que, sin olvidarse del importante legado construido hasta el momento, esté basado en saber dar respuesta a todo el sector y esté orientado al servicio de las personas que más lo necesiten.

Tantos años en la anterior ejecutiva, ¿supone una ventaja o un inconveniente a la hora de hacer la transición?

Para mí es una ventaja, porque conozco lo que se ha estado haciendo. Muchas personas han creído que, como vengo de la anterior Junta Directiva, todo iba a a seguir exactamente igual; pero nada más lejos de la realidad. Cada persona tiene su estilo y, como dije en la Asamblea, el hecho de ser elegido ya tenía que significar un cambio. Sí quiero poner en valor la labor realizada por el anterior presidente, quien estuvo trabajando para la comunidad durante 37 años, de los cuales 20 años como máximo responsable. El Polígono Industrial es lo que es gracias al trabajo de don Antonio Carmona. También quiero agradecer la buena predisposición encontrada desde el Ayuntamiento.

¿En qué se basa su nuevo estilo y cómo quiere implementarlo?

Lo que vengo a aportar es mi conocimiento y mi experiencia, en tanto que ya llevo más de 20 años en la directiva y sé lo que se ha venido sucediendo en el Polígono Industrial y el porqué. Mi proyecto es un modelo de gestión integral, participativo y orientado al servicio a los demás. Y se va a trabajar con un enfoque global: desde un punto económico, social, cultural, formativo, de relaciones con las instituciones, publicitario…
Otro aspecto muy importante es la Responsabilidad Social Corporativa (RSC). No podemos perder de vista los problemas de nuestras empresas, tanto las grandes como las medianas y las pequeñas. Y trabajamos con clientes, proveedores… a todo el colectivo tenemos que dar una respuesta. Hay que escuchar y hay que empatizar con las empresas. También, con nuestras aportaciones, tenemos que dar respuesta a los colectivos de exclusión social y a aquellas personas que más lo necesiten y que están en riesgo de exclusión social. Por ejemplo, ver de qué manera pueden trabajar personas con discapacidad.

Mi modelo también es participativo porque no quiero que las decisiones que se tomen sean sólo las de Manuel Pedrosa. Que se haga lo que la mayoría de la comunidad necesite, dentro de las normas que estén establecidas. Porque lo que no pienso es salirme de lo legal.

¿Cuáles son algunas de las primeras medidas que habría que tomar para desarrollar ese nuevo modelo de gestión?

Como empresarios que somos, lo primero que tenemos que hacer es considerar a la Comunidad de Propietarios del Polígono Industrial de Antequera como una empresa. Y como ha entrado un nuevo equipo, lo primero que hay que hacer es un diagnóstico estratégico. ¿Como está el Polígono Industrial en este momento? Nos estamos apoyando en el análisis DAFO [Debilidades – Amenazas – Fortalezas – Oportunidades] para identificar las necesidades, tanto desde un punto de vista interno como externo.

oficina Comunidad Propietarios Polígono Industrial | @Clave_Economica
Oficina de la Comunidad de Propietarios de Polígono Industrial, sita en la calle del Comercio

Desde un punto de vista interno, en una primera aproximación ya hemos encontrado más de 20 áreas de mejora que tiene el Polígono Industrial. También estamos analizando áreas positivas y nuestros puntos fuertes. Por ejemplo, no estamos endeudados y este último año hemos sido capaces de reducir la cuota de la comunidad en un 8% aproximadamente.
Desde un punto de vista externo tenemos que ver cuáles son nuestras amenazas y oportunidades, ante, por ejemplo, la puesta en marcha del Puerto Seco o del desarrollo del Plan Especial de Protección del Sitio de los Dólmenes.

Una vez que hayamos sido capaces de realizar nuestro análisis DAFO y hacer ese diagnóstico será cuando seamos capaces de desarrollar un plan estratégico para nuestro Polígono Industrial. Contemplará una serie de objetivos y acciones, dentro del corto plazo, medio y largo plazo, siendo este los cuatro años del mandato.

¿Qué aspectos sería necesarios mejorar ya a corto plazo?
Uno de los puntos que tenemos que mejorar es el tema de las comunicaciones. Nos estamos comunicando mal desde un punto de vista interno. A lo más que llegamos es a enviar un ‘e-mail’, pero eso es poco. Por eso hemos querido poner en marcha los ‘Encuentros del Comunero’, una serie de reuniones para tratar diversos temas, tanto desde un punto de vista de las dificultades y necesidades que podamos tener a nivel estructural como de la formación. Este último punto es muy importante: aprender habilidades y capacidades directivas. Y estos encuentros también deben servir para traer tanto a especialista, instituciones, entidades… como a otros empresarios que muestren actuaciones de éxito que están desarrollando en sus empresas. Cualquier asunto que redunde en la mejora de la capacidad de gestión del comunero.

La publicidad es cada vez más importante y el hecho de aparecer en las redes sociales te da visibilidad a lo que haces. Pero no participamos para nada. Y si el Polígono Industrial no se conoce en el exterior difícilmente el empresario de fuera va a venir aquí. Nuestra publicidad sólo es la que sale en periódicos o medios similares, pero es un error, porque lo que pretendemos que es haya fluidez con nuestro entorno. Que la sociedad sepa que está pasando en nuestro Polígono Industrial.

Otra cosa muy importante es conocer qué empresas se instalan aquí. De entrada, me puedo ir a comprar algo a otro lugar por desconocimiento de que exista una empresa que ya se dedica a eso y que está en el Polígono. Por lo tanto, hay que dar más visibilidad a la empresas que están aquí. Para que la gente venga y nos conozca. Tenemos que aprender a comunicarnos mejor internamente y a comunicarnos con el exterior.

Al margen del concurso nacional de pintura que promueve la comunidad, ¿qué acciones se pueden llevar a cabo para acercar más el Polígono Industrial al resto de la sociedad antequerana?

Polígono Industrial de Antequera

Precisamente es de las cosas en las que queremos trabajar. Tenemos un concepto de Polígono Industrial donde venimos a trabajar y nos vamos. Desde nuestro punto de vista todavía no es urbano ni habitable y queremos que sea un Polígono integral y que forme parte del casco urbano. Cada día hay más gente que viene andando o en bicicleta y tenemos que hacer una transformación. Los viales tienen que ser más accesibles para los ciudadanos y el Polígono debe tener áreas de ocio.

Para ello el tema de la seguridad es fundamental. De lo más importante que puede haber ahora mismo. Pero no sólo entendida como la previsión para que no se robe, que eso evidentemente ya lo estamos trabajando, sino también la relativa al tráfico. ¿Para qué? Para que al Polígono vengan las familias. Ya se están instalando empresas de ocio.

Pero también necesitamos zonas comunes como parques. Tenemos que prepararlo para que las familias puedan venir con sus hijos los fines de semana a disfrutar de la restauración u otros ser- vicios.

¿Qué papel puede jugar el Polígono Industrial de Antequera con la puesta en marcha del Puerto Seco? ¿Se ve como una de las amenazas analizadas?

Lo vemos como una gran oportunidad. Vendrán muchas empresas a traer sus productos al Puerto Seco y las distribuirán por el resto de España o de Europa. Y esto va a suponer generación de empleo, vendrán más personas y redundará en beneficio para Antequera, incluso desde un punto de vista urbanístico, ya que muchas residirán en la ciudad. Lo que venga bien para Antequera es bueno para el Polígono.

Actualmente hay un 15% de naves y suelo industrial que todavía se puede comprar o alquilar. Cuando empiece a funcionar el Puerto Seco el Polígono se ocupará al 100%. Generará más volumen de negocio para muchas empresas que estén relacionadas con el sector del transporte. También se van a ver favorecidas otras empresas de servicios como las de reparaciones y distribuidoras de alimentación. Por eso es muy importante que demos visibilidad al Polígono y que lo hagamos más urbano.

¿Cómo plantea la relación con otros espacios industriales?

En un futuro no muy lejano, creo que lo que procederá será hacer una asociación donde estemos todos integrados. Tanto el Polígono Industrial, de la Azucarera, el PEAN, el Centro Logístico como la ACIA. Y ahí es donde yo veo que se podrán generar sinergias con unos y con otros.

Nosotros formamos parte de Apoma, la Asociación de Polígonos de Málaga. Vemos la colectividad como un factor determinante. La unión hace la fuerza y mientras más unidos estemos más cosas podremos sacar adelante y más sinergias generaremos.

Pedrosa, junto a unas naves del Polígono Industrial